miércoles, 21 de agosto de 2013

LOS ATAQUES DE OVNIS EN LA ISLA DE COLARES, BRASIL EN 1977 (OPERACION PRATO).

El Incidente OVNI de Colares hace referencia a la aparición de una serie de avistamientos OVNI que tuvieron lugar en 1977 en la isla brasileña de Colares, situada en la desembocadura del Amazonas, en el estado de Pará.
Durante los avistamientos, que se prolongaron durante meses, los habitantes de la isla fueron atacados por los OVNIs con rayos de luz y radiación, lo que ocasionó marcas de quemaduras que cicatrizaban a los diez minutos de ser producidas, heridas de pinchazos, extracción de sangre, y al menos dos muertes con más de 80 heridos.
Cuando pasó esto, más de la mitad de la región fue evacuada.
La conmoción a la que dio lugar el incidente entre los habitantes de la isla, llevó a que la Fuerza Aérea Brasileña enviara un equipo de investigación, bajo el elocuente nombre de "Operación Platillo" (en portugués: Prato). 
Tras unos meses de investigación, se ordenó la interrupción brusca de las mismas y las fotos, películas y documentos fueron clasificados como alto secreto.
El incidente sigue sin explicacion hasta hoy.


Incidente ovni de colares, brasil en 1977. by Jesús Delafrontera


Dos mil personas experimentaron ataques de los objetos voladores no identificados que aparecieron casi todas las noches con intensos haces de radiación que dejaron marcas de quemaduras y heridas de perforación en sus cuerpos.
Más de 80 personas fueron disparadas con los haces intensos de luz, más de 35 personas fueron hospitalizadas en la cercana ciudad de Belém y dos murieron.



Ellos no podían entender por qué fueron perseguidos y atacados, pero dicen que fueron atacados violentamente.
Estaban a la merced de los merodeadores OVNIs cuya conducta parecía una redada que un ejercicio de "paz y amor".
La gente del lugar llamó las luces "chupa-chupa”, debido a sus creencias de que las luces chupan la sangre de cualquier persona que se encuentre en la noche.
Estos avistamientos dirigieron al gobierno brasileño a enviar un equipo para investigar bajo el nombre en clave “Operación Platillo” (en portugués: Operação Prato).

Estos encuentros extraños comenzaron agosto de 1977, en la pequeña isla brasileña de Colares situada en la desembocadura del Rio Amazona en el estado de Pará, Brasil (noreste del país).
La histeria colectiva de sus habitantes aterrorizados por la aparición de las misteriosas luces les impedía dormir, o pescar. La población vivía en un estado de terror.
Los gritos de miedo se podían escuchar todas las noches y entonces las personas afectadas por los rayos de luz sufrieron lo que podríamos llamar unos "ataques de nervios", cuyos síntomas eran casi siempre iguales: una parálisis parcial o total, la pérdida de discurso, escalofríos, mareos, sofocos, ronquera, taquicardia, temblores, dolores de cabeza tipo migraña, entumecimiento progresivo en las cicatrices extrañas u hoyos diminutos que las víctimas aburren en sus cuerpos por los rayos de luz.

LOS TESTIGOS:


Una de los testigos de los ataques de los OVNIs en Colares fue una médica, la Dra. Wellaide Cecim Carvalho, que se preocupó por más de 40 víctimas.
Vio las quemaduras en los cuerpos golpeados por los rayos de luz no identificados que vinieron del cielo; dos de sus pacientes murieron.
Debido a su trabajo, ella tenía miedo de ser considerada ridícula si la gente descubre que ella no tenía ninguna explicación de las lesiones y dudaba lo que la gente decía hasta que ella misma fue cogida en una de las misteriosas luces aéreas.
Ella no sufrió ninguna herida o efectos físicos duraderos.





La gente del lugar, la gran mayoría que eran pescadores y agricultores, no podía entender por qué fueron escogidos por las luces.
Tuvieron sólo una certeza: que fueron aterrorizados como “conejillos de Indias” para seres de otro planeta desconocido.
Y no sabían si iban a sobrevivir esa experiencia extraña.



Un testigo declaró: "La gente y los animales fueron atacados.
No había comida, la falta de alimentos era terrible.
Nadie pescaba.
La gente no salía a sus jardines de vegetales para cultivarlos.
Todo el mundo trató de andar en grupos grandes.
Nadie quiso quedarse solo.
Todo Colares paró.
A las seis, oscureció y nos íbamos a dormir.
Grupos de hasta cincuenta a sesenta mujeres y niños se reunían en una casa.
Los hombres se quedaban despiertos toda la noche encendiendo fogatas y golpeaban ollas y cacerolas para hacer ruido para espantar los OVNIs.
"La gente también comenzó a disparar hacia el cielo para asustarlos".


Hubo informes de OVNIs pequeños, OVNIs grandes, con forma de cigarro, en forma de plato, y mucho más....


En la tarde del 29 de octubre, el señor Benedito Campos y su esposa de 17 años de edad, Silvia Mara estaban en su casa cuando vieron un objeto plateado en forma óvalo apuntando un reflector verde como un faro hacia el dormitorio donde estaban acostados.
Lleno de curiosidad, se acercaron a una pequeña ventana y, cuando lo hicieron, un haz fuerte fue disparado hacia la ventana dirigido a Silvia, tirándola en un estado de trance entumecido.
Silvia, que estaba embarazada en ese momento, luego se desmayó.
Después dos entidades aparentemente entraron en la casa con algo parecido a una "antorcha dorada" y una vez más el rayo golpeó a Silvia.
Esta vez golpeándola en el brazo izquierdo en el nivel de la muñeca.
Sus venas parecían "levantarse fuera del cuerpo", tan hinchadas que estaban por el haz disparado.
Más tarde, mientras en la casa de un vecino, Benedito fue brevemente paralizado por un rayo de luz.
Por temor de un fracaso de parto, marido y mujer fueron llevados por la noche en un barco a la Clínica Médica Mosqueiro, seguido todo el camino por el OVNI, que no hizo ningún intento nuevo de hacerles daño.
Permanecieron allí durante tres días donde la mujer recuperó, pero Benedito estaba en un estado de depresión severa por unos días.
Sus funciones motrices estaban perturbados y de acuerdo a los informes de su madre, lloraba frecuentemente.

LA FUERZA AEREA FUE ALERTADA:

C.O.M.A.R (Comando Aéreo Regional), el Comando Aéreo Regional de la Fuerza Aérea brasileña, llegó a Belém, e hizo una serie de investigaciones en la región, bajo el nombre del proyecto "Operación Platillo." COMAR asigna el capitán Uyrangê Hollanda para dirigir un equipo de oficiales de la Fuerza Aérea para investigar los extraños sucesos en la isla.
A principios de septiembre de 1977, los funcionarios del capitán Hollanda que incluyeron ingenieros y científicos, llegaron a Colares.
Los hombres crearon un campamento, colocaron telescopios y cámaras en las playas cercanas.
Cuando ellos llegaron, había un pánico total en toda la isla.
La población no dormía debido al miedo.
Trataron de calmarlos, pero no pudieron hacerlo.
Capitán Uyrangê Hollanda, dirigió todas las operaciones en la región.
Durante las investigaciones, la Fuerza Aérea obtuvo cuatro películas y cientos de fotografías de discos voladores en la cuenca de Marajó.
También fueron de gran ayuda para la población, proporcionando asistencia de los psicólogos para eliminar el pánico que acompañaba toda la región.

Capitán Uyrangê Hollanda.
El 1 de noviembre de 1977, los militares instalaron un puesto de observación de OVNIs en la torre de agua de Colares, cuando un extraño suceso les llamó la atención.
A la media noche, una luz azul, ya vista en observaciones anteriores, se movía desde el sur al norte y se detuvo encima del banco de arena llamado "Coroa Vermelha".
Otro objeto brillante, de color amarillo a rojo, se acercó y se oscureció cuando tocó la luz.
Media hora después, otro objeto hizo lo mismo, y se desapareció después de posarse en una luz azul.
El capitán Hollanda dijo que un gran objeto brillante, que parecía ser la "nave nodriza", estaba a 100 metros de ellos.
El capitán Hollanda dijo: "Yo estaba aterrorizado. En ese momento, yo no sabía lo que iba a suceder.
Nos podrían haber llevado.
Podrían haber hecho con nosotros lo que quisieran.
En otra ocasión, estábamos en la 'Baía do Sol' y fue alrededor de las 7:00 de la mañana, poco después de la salida del sol.
No vimos nada cuando, de repente, un enorme objeto en forma de disco, con más o menos 30 metros de diámetro se suspendió a 50 metros sobre nosotros".

LA MUERTE DEL CAPITAN HOLLANDA:


El capitán Hollanda, él mismo, también se convirtió en un testigo ocular de los encuentros OVNIs, alegando que fue visitado por uno de los extraterrestres que le hablaba en portugués.
En junio de 1997, durante una entrevista con los ufólogos brasileños, AJ Gervaerd y Marco Petit, él describió a los OVNIs y les mostró un objeto incrustado en su brazo izquierdo, alegando que los extraterrestres lo pusieron en su lugar durante su último encuentro.
Durante dos días los tres hombres se reunieron en la casa del capitán.
Se grabó toda la reunión.

En julio de 1997, la historia de Hollanda fue publicada en la revista de OVNI de Gevaerd y Petit.
Por una razón desconocida, el 2 de octubre de 1997, el capitán Hollanda muere.
Él fue encontrado por su hija acostado al lado de su cama con una soga al cuello, al parecer colgando.
La causa oficial de muerte fue la asfixia, pero no estaba claro si la muerte fue accidental, suicidio o asesinato.
Conocidos personales del capitán dicen que él no era capaz de suicidarse.
Muchos sospechan que él pudo haber sido asesinado por hablar demasiado.

RESULTADOS DE LA OPERACION PLATILLO:

La Fuerza Aérea Brasileña pronto descubrió la razón del pánico en la isla, porque su propio personal se convirtió en blanco de los haces de luz.
Se ha logrado tomar cuatro películas de vídeo de los objetos, y muchas fotografías, pero ninguna explicación se ofreció cada vez para satisfacer el pueblo de Colares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario