lunes, 24 de junio de 2013

EL CASO EXTRATERRESTRE DE VARGINHA, BRASIL.

El Roswell brasileño:
El día 20 de enero de 1996 marcó uno de los hitos de la ufología mundial:
Dos criaturas que los ufólogos consideraron extraterrestres fueron vistas por varios testigos en la ciudad de Varginha, en el estado brasileño de Minas Gerais.
Luego fueron capturadas por bomberos y mantenidas en un hospital hasta ser llevadas a una base militar en la ciudad cercana de Tres Coracoes.
Los cuerpos de los seres, ya sin vida, fueron a dar en una mesa de autopsias y a un frigorífico especial de la Universidad de Campinas (estado de Sâo Paulo) y, según apuntan los ufólogos brasileños, de ahí a Estados Unidos, a manos de militares de este país.


El caso extraterrestre de Varginha, Brasil. by Jesús Delafrontera

Toda esta intrincada trama fue considerada como una "auténtica operación de guerra" por uno de los principales investigadores y promotores internacionales del llamado "Caso Varginha", el abogado Ubirajara Franco Rodrigues.
Al él se sumó uno de los mejores equipos de ufólogos de Brasil, el Grupo Ufológico de Guarujá, capitaneado por Edson Boaventura Jr. y Jamil Vilanova, además de Claudeir Covo, Marco
Antonio Petit, Victorio Paccacini y los hermanos Mondini.

Las protagonistas por excelencia del Caso Varginha fueron tres adolescentes:
Las hermanas Liliane de Fátima y Valquiria Aparecida da Silva, de 17 y 15 años respectivamente, y su amiga Kátia de Andrade Xavier, de 23 años.
En la barriada de Jardim Andere las tres jóvenes regresaban a sus casas tras una jornada laboral hacia las 15:00 hs.
Optaron por cortar camino por un terreno baldío.
No sin sorpresa se percataron de la existencia de un extraño, en cuclillas, arrimado a un muro, estático y a menos de 7 metros de distancia.

El único gesto fue un meneo de cabeza hacia las jóvenes, con una mirada que interpretaron como una demanda de ayuda.
La apariencia repulsiva de la criatura impelió a las tres muchachas a una desenfrenada carrera hasta sus casas creyendo haber visto al "mismísimo demonio".
El ser presentaba piel de color marrón oscuro y oleosa, venas saltonas por todo el cuerpo, grandes ojos encarnados, cabeza demasiado grande para su cuerpo y con tres "chichones" semejantes a pequeños cuernos.
Su altura no debía rebasar 1,60 metros y sus brazos eran muy largos y sus pies muy grandes.

Kátia regresó al lugar junto con la madre de las dos hermanas, Luísa.
Lo único que encontraron fue una huella circular y un nauseabundo olor que impregnaba el aire.
Aquella noche ocurrió algo insólito en Varginha: se produjo una fuerte granizada jamás vista que destrozó varios árboles, amén de un apagón. Ubirajara Franco Rodrigues fue el primer ufólogo que tuvo conocimiento del caso y se lanzó a buscar más pruebas.
En el Hospital Regional del Sur de Minas Gerais verificó que se había desplegado por aquellos días una inhabitual agitación involucrando a médicos, policías militares y miembros del ejército.


Muchos funcionarios no pudieron acceder a uno de los sectores del hospital durante varias horas.
Los informantes de Ubajara, que aún guardan sigilo de sus identidades, afirmaron que hacia las 20:00hs del día 20 de enero de 1996 ingresó una criatura, quizá la misma vista por las tres chicas.
Lo que parecía fantasía de las jóvenes se fue inflando de una confusa realidad: un albañil, Henrique José de Souza que también vió a la criatura por la mañana muy cercano al lugar donde fue visto por las tres chicas.


La entidad fue capturada por los bomberos, según un informante secreto de Ubirajara con ayuda de una red y emitió un chirrido semejante al zumbido de abejas.
Fue acomodado dentro de un cajón de madera envuelto por una lona y depositado dentro de un camión del Ejército.
Los mismos informantes hablan de un segundo ser capturado por la noche y transferido al Hospital Humanitas.
El día 22 de enero un convoy del Ejército trasladó a la criatura del hospital hasta la base de la Escola Superior de Armas de la villa de Tres Coracoes.
Los ufólogos apuntaron al teniente coronel Olimpio Wanderlei Santos como comandante de la operación y al teniente Tibério, sargento Pedrosa y cabos Vassalo y Welber como participantes.

El 23 de enero los dos cuerpos fueron llevados a la ciudad de Campinas donde permanecieron brevemente en la Escola Preparatória de Cadetes do Exército.
Después fueron desplazados a la Universidad Estadual de Campinas para practicarles una autopsia siempre según el aludido ufólogo por el famoso médico forense Fortunato Badan Palhares (el mismo que efectuó la autopsia del supuesto cuerpo del nazi Joseph Mengele) junto con especialistas militares.

A la medianoche, cerca del hospital era un desastre, con los policías militares, bomberos y miembros de los servicios secretos para aislar la ubicación.
En el hospital, muchos médicos llevaban máscaras.
Cuando empezaron a hacer pruebas para el extranjero, la policía y dos tenientes CINEMATOGRAFICOS tomaron notas.
Uno de los médicos, tirando de la lengua es, vieron que era negro, largo y delgado, también encontraron que despedía un olor fuerte, como el amoniaco y se habían capturado los pies grandes en forma de V idéntica a la primera.


Unos días antes, el 29 de abril, las hermanas Valquíria y Liliane y la madre Luísa Helena Silva recibieron la visita en su residencia de cuatro hombres bien trajeados que les ofrecían un importante cantidad de dinero.
A cambio debían desmentir públicamente todo lo que habían visto.


¿Habría sido toda esta historia invención de las tres jóvenes de Varginha ? 
El psiquiatra y profesor de la Universidad de Harvard, John Mack, llegó el 11 de mayo de 1996 a Varginha junto con la psicóloga brasileña Gilda Moura para interrogar a las chicas. 
El especialista en casos de abducción concluyó que Valquíria, Liliane y Kátia habían pasado por un proceso traumático a causa de una experiencia exterior desagradable y anormal.



El caso extraterrestre de Varginha, Brasil. by Jesús Delafrontera

No hay comentarios:

Publicar un comentario