jueves, 24 de octubre de 2013

LAS CLOACAS ROMANAS Y EL CASTILLO DE MEDINA SIDONIA. (Cadiz) - TRES LUGARES PARA APRENDER. 2-3.

Teorias Karra os trae de su filmoteca particular un nuevo reportaje, que constaran de 3 partes en diferentes lugares de Medina Sidonia.
Daremos un exhaustivo repaso detalle a detalle de cada lugar.
Expondremos nuestras teorías de cada sitio y así rebelaremos muchos enigmas cargado de misterios.
No existe filmación igual por todo internet.

En este reportaje nos adentraremos por las cloacas romanas, veremos una exposición de piezas arqueológicas, también una calzada romana en perfecto estado con 2 tableros de juegos de la época y terminaremos visitando los restos del castillo en Medina Sidonia.
Una ruta muy emocionante que os dejara con ganas de saber mas.

 
2-3 LAS CLOACAS ROMANAS Y EL CASTILLO DE MEDINA SIDONIA. (Cadiz) - TRES LUGARES PARA APRENDER. by Jesús Delafrontera

CLOACAS ROMANAS:
Construcciones hidráulicas del siglo I d.C. con un total de 20 metros de galerías subterráneas cuya función como sistema de alcantarillado en la época romana, nos indica el grado de urbanización de la ciudad Assido-Caesarina.
Fueron descubiertas en el año 1969.
Se vaciaron entonces sin ninguna metodología arqueológica para ser luego abandonadas.
No será hasta 1991 cuando, por iniciativa municipal y de la Consejería de Cultura, se canaliza su investigación y puesta en valor.
Se trata de una creación del siglo I d. C.
Tres estructuras diferentes: cloacas, habitaciones romanas y criptopórticos.

Las cloacas máximas se encuentran en la periférica de la ciudad, donde desemboca todo el entramado de cloacas más pequeñas que se extendían por la cuidad.
Los muros están hechos de sillares de piedra arenisca y las bóvedas son de medio cañón corrido.
El suelo es el original y está impermeabilizado por una capa formada por una mezcla de cerámica triturada de cal.
Se aprecia a ambos lados unos acordonamientos que impedirían la filtración de las aguas sucias a través de los muros.
En las bóvedas encontramos unos registros circulares que conectaban directamente con las casas.







ALGUNAS PIEZAS ARQUEOLÓGICAS DEL MUSEO:










CALZADA ROMANA:



La gran cantidad de hallazgos arqueológicos que se han venido produciendo a lo largo de los siglos en Medina Sidonia, así como las excavaciones sistemáticas realizadas en los últimos años, nos descubren que la ciudad romana que se levantó en este cerro hace más de dos mil años, llamada ASIDO CAESARINA, alcanzó un esplendor urbanístico extraordinario, acorde con su estatus jurídico como Colonia de Derecho Romano.
La verdadera dimensión del urbanismo asidonense en la antigüedad está presente en las obras públicas hasta ahora localizadas, de las que es ejemplo singular este tramo de vía romana descubierta en 1997 y que discurre en parte a cuatro metros por debajo de la calle Álamo.

Calzada romana.
Construida con grandes losas de piedra, se compone de dos aceras, y una calzada que tiene cinco metros de ancho, capaz de permitir el paso de dos vehículos a la vez.
A lo largo de la línea central de la calle, por debajo del enlosado, se halla una cloaca de casi un metro de altura, que canalizaba las aguas de lluvias y las residuales de edificios y fuentes de la ciudad.
Se han encontrado también un par de tableros de juego grabados sobre las losas de una de las aceras, a los que eran muy aficionados tanto niños como adultos romanos.
Con la puesta en valor de este lugar, no sólo se ha dado un importante paso en el conocimiento histórico y urbanístico de la Medina Sidonia antigua, sino que también se ha acondicionado un espacio cultural que puede ser disfrutado por el público.


Uno de los tablero de juegos.


CONJUNTO ARQUEOLÓGICO CERRO DEL CASTILLO:
En la cumbre del Cerro, se encuentra El Castillo de Medina Sidonia, actualmente en proceso de excavación.
Tres fortificaciones superpuestas:
Las actuaciones arqueológicas realizadas en este espacio indican la existencia de tres fortificaciones superpuestas temporalmente:
Restos del castellum militar romano, Restos del alcázar árabe y Restos del castillo medieval.




Vestigios de la Edad de Bronce:
Del Conjunto Histórico-Arqueológico existen una buena cantidad de vestigios materiales que retrotraen la presencia humana en la cumbre del cerro de la actual Medina Sidonia al Bronce Final, compuesto de diversas tipologías de cerámicas a mano que , por lo general, presentan una factura muy cuidada, junto a la que, en menor medida, encontramos piezas líticas pulimentadas (hachas-azuelas y manos de mortero) y talladas (diente de hoz); aunque muy escasos, asociados a éstos se encuentran en ocasiones otros restos cerámicos a torno con engobe rojo y fragmentos de ánforas, que dejan patente, todavía de manera testimonial, la presencia fenicio-púnica, tal como recoge la historiografía tradicional.
Se entiende que en estos momentos, como ocurrirá en todos los períodos de ocupación de esta altura, la presencia indígena responde a motivos estratégico-defensivos y de control del vasto territorio que desde aquí se domina.

A lo largo de los siglos posteriores nos encontramos con la utilización de la cumbre del Cerro del Castillo como espacio destinado, especialmente, a la defensa de la ciudad, además de control del territorio dada su estratégica situación y altura, habiendo contado a lo largo de la historia con varios recintos fortificados, como deja entrever las fuentes documentales y bibliográficas manejadas y, de manera incontestable, los datos arqueológicos.

Castellum militar romano:
Desde el mismo momento de la llegada de los romanos, o poco después, se cree que se inicia la construcción de lo que se ha venido en identificar como un castellum militar.
De éste se ha sacado a la luz la mayor parte de su perímetro amurallado, que se conserva con un alzado que supera en ocasiones los 2 metros de altura.
El lado mayor Este, de una longitud cercana a los 60 metros, presenta seis pequeñas torres-contrafuertes macizas distribuidas a tramos regulares; al Sur, dos torres huecas cuadrangulares de unos 10 metros de lado en sus extremos Sureste y Suroeste (el lado Oeste sólo se conoce aún de manera parcial).
Como hipótesis de trabajo se plantea que el foso situado en la cara Norte, cuyos escarpes están tallados sobre el terreno geológico del cerro, de casi 10 metros de luz y mas de 8 metros de profundidad, hay que asociarlo a este edifico defensivo romano. 
Este Castellum romano siguió en uso a lo largo del Alto Imperio, si bien hay que suponer que con una función más simbólica que real como construcción, militar, pasando a convertirse en reflejo del poder de Roma en el territorio.
Se trata, a la luz de los datos que manejan los técnicos encargados del proyecto, hasta ahora del único referente de estas características en España.

Alcázar árabe:
En el siglo XI se construirá por los almorávides en esta altura un nuevo castillo, esta vez de fábrica de tapial, del que se han podido documentar algunos tramos aún in situ y diversos trozos de muralla caídos en el exterior de la fortaleza.
Castillo medieval:
Hacia mediados del siglo XV se va a iniciar la construcción de un nuevo castillo, por voluntad del Primer Duque de Medina Sidonia, en el deseo de mejorar la defensa de esta población y en el de convertirla con ésta y otras acciones en la cabecera de su señorío.
La nueva fortaleza, de muros de sillarejos, mampuestos y alambor en su primer tramo, como novedad poliorcética tras la aparición de las armas de fuego, se adosará a los restos del castillo de tapial musulmán.






SI QUERÉIS VER LA SAGA COMPLETA DE MEDINA SIDONIA CLIC EN LAS LETRAS AZULES:

PARTE 1: IGLESIA SANTA MARÍA LA CORONADA

PARTE 3: MUSEO ETNOGRÁFICO

No hay comentarios:

Publicar un comentario