viernes, 10 de octubre de 2014

BRUTALES DECLARACIONES DE JOSEP PÁMIES SOBRE EL ÉBOLA.

Una vez más, una campaña de PÁNICO se cierne sobre los ciudadanos, expuestos a los grandes medios de comunicación y al márketing del miedo.
Josep Pàmies, el payés de la Dulce Revolución de las Plantas Medicinales, nos alerta sobre este nuevo montaje en ciernes.
La Dulce Revolución ha ofrecido a la embajada de Guinea Conakry posibles soluciones al ÉBOLA que no han sido bien recibidas.
La planta Garcinia kola, ya usada popularmente por los curanderos de la zona, ofrece grandes resultados para esta enfermedad, pero la OMS prefiere prohibirla y sintetizarla para poder patentar así la fórmula milagrosa.
La Artemisia Annua es también una planta extraordinaria que potencia els sistema inmunitario y elimina la Malaria y el Dengue, enfermedades oportunistas que pueden aparecer con el contagio del Ébola.
Los cooperantes en África están obteniendo también grandes resultados con un producto super efectivo como es el Dióxido de Cloro, conocido popularmente como MMS.
Puede añadirse a la lista la Plata Coloidal o la mismísima agua de mar.
Pero la tendencia, más que abrazar estos productos que están obteniendo grandes resultados en primera linia, es prohibirlos y catalogarlos de drogas ilegales.


Acerca del ÉBOLA, con JOSEP PAMIES. by Jesús Delafrontera

El mundo vive la epidemia de ébola más mortal desde que existen registros, tanto en número de infectados como en expansión geográfica.
Según el último recuento de la OMS hasta el pasado 3 de octubre, el número de infectados por el ébola en África occidental es de más de 8.000 personas, de las que más de 3.500 han fallecido.
En España se ha registrado el primer caso confirmado de contagio fuera de África.
Se trata de una auxiliar de enfermería que atendió en el Hospital Carlos III de Madrid a los dos misioneros españoles repatriados desde Sierra Leona.
Estas son las claves para entender el virus del Ébola que se contagia por contacto directo con la sangre o los fluidos corporales de personas infectadas que presenten ya síntomas, con personas muertas infectadas o por la exposición a objetos contaminados por secreciones de estos pacientes.

¿Qué es el ébola? 
El ébola es una enfermedad infecciosa viral aguda que produce fiebre hemorrágica en humanos y primates (monos, gorilas y chimpancés) y cuya tasa de mortalidad puede llegar al 90%.
El virus del Ébola, uno de los más mortíferos que existen, se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo, entonces Zaire).
La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, y de ahí toma su nombre.
Tiene cinco variedades: Sudán, Zaire, Reston, Côte d'Ivoire (Costa de Marfil) y Bundibugyo, de las cuales Sudán, Zaire y Bundibugyo se han asociado a importantes brotes de fiebre hemorrágica en África.
El virus altera un tipo de células llamadas "endoteliales" que recubren la superficie interior de los vasos sanguíneos y la coagulación.
Al dañar los vasos sanguíneos las plaquetas no son capaces de coagular, y los pacientes sucumben a un shock hemorrágico que deriva en una pérdida muy grave de sangre.

¿Cómo se contagia el ébola? 
El virus del Ébola se contagia entre humanos por el contacto directo con la sangre u otros líquidos o secreciones corporales (saliva, semen, orina, heces...) de una persona infectada y que presente ya síntomas de la enfermedad o de personas muertas infectadas.
También puede producirse el contagio del ébola por exposición a objetos que hayan sido contaminados con secreciones infectadas como prendas de vestir o ropa de cama sucias o agujas usadas, según informa la OMS.
El virus del Ébola no se transmite ni por el agua, ni por el aire, según el Ministerio de Sanidad.
También se puede contraer la enfermedad a través del contacto directo con sangre u otros fluidos corporales de animales salvajes como monos, antílopes selváticos y murciélagos, vivos o muertos y por el consumo de su carne mal cocinada.
Aunque los monos han sido una fuente de infección para las personas, se considera que los murciélagos de la fruta de la familia Pteropodidae son los huéspedes naturales del virus.
Sin embargo, este extremo no está confirmado, por lo que, al desconocerse el origen natural del virus, no se ha podido determinar aún cómo apareció el ébola por primera vez en un ser humano.

¿Cuáles son sus síntomas? 
Los primeros síntomas de esta enfermedad son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, seguidos de vómitos, diarreas, erupción cutánea, funciones renal y hepáticas alteradas e intensas hemorragias internas y externas.
Tal y como explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), los pacientes son contagiosos mientras el virus esté presente en la sangre y las secreciones.
No son contagiosos durante el periodo de incubación (intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas).
Este periodo oscila entre 2 y 21 días, aunque generalmente los síntomas aparecen entre los cinco y diez primeros días tras el contagio.

¿Cómo se sabe si alguien tiene ébola? 
El diagnóstico definitivo del virus de Ébola solo puede obtenerse mediante pruebas de laboratorio en la orina y en la saliva.
Los exámenes más comunes, según explica la OMS, son pruebas de inmunoadsorción enzimática (ELISA), detección de antígenos, seroneutralización, reacción en cadena de polimerasa con transcriptasa inversa y aislamiento del virus mediante cultivo celular.
Las muestras de los pacientes infectados tienen un enorme peligro biológico y han de tomarse en condiciones de máxima protección.

¿Qué tasa de mortalidad tiene? 
La fiebre hemorrágica del Ébola es una de las enfermedades más mortíferas para el hombre, con una tasa de mortalidad del 25 al 90%, y el brote actual es uno de los más letales.
De hecho, debido a su naturaleza letal, este virus es considerado como un arma biológica.

¿Quién está en riesgo de contagio?
Actualmente, se considera que las personas en riesgo de contraer fiebre hemorrágica por virus del Ébola son aquellas que cuidan a los pacientes infectados, así como los trabajadores que se encuentran en contacto con primates infectados de origen africano.
El riesgo de que un viajero se infecte de ébola en África es muy remoto, a no ser que haya estado cuidando a enfermos, como es el caso de religiosos o personal sanitario.

El agricultor Josep Pàmies sale al paso de la alarma sobre el actual brote de Ébola.
Según su punto de vista, esta situación se parece mucho a la que vivimos hace unos años con la Gripe A, en la que se nos engañó y se nos vendieron millones de medicamentos innecesarios.
Josep también habla de varias soluciones naturales para combatir este virus, como la Garcinia Kola, una planta utilizada en África y que también ha demostrado su efectividad en el laboratorio.
No obstante, la historia se repite y la OMS no parece dispuesta a apoyar este tipo de soluciones.


El Ébola se puede curar, con Josep Pàmies. by Jesús Delafrontera

No hay comentarios:

Publicar un comentario