jueves, 16 de abril de 2015

LOS MISTERIOS DEL BUQUE REINA REGENTE, 120 AÑOS DE SU HUNDIMIENTO.

Han transcurrido 120 años de su hundimiento.
Fue el domingo 10 de marzo de 1895, el Reina Regente se disponía a completar la singladura Tánger-Cádiz, como otras tantas veces, el Estrecho de Gibraltar en un día de muy mala mar.
Un trayecto que nunca completó, con el resultado de 412 tripulantes muertos y un sinfín de hipótesis e interrogantes sobre las causas de su desaparición.
Merece la pena recordar, aunque sea de forma somera, este trágico y misterioso suceso marítimo acaecido en nuestras aguas y como tantos otros, ya casi olvidado.


Los Misterios del Reina Regente. by Jesús Delafrontera

La historia del Reina Regente:
Comienza en 1885 cuando el Gobierno Español encarga a los afamados astilleros ingleses de Thompson and Co. la construccion de un crucero protegido que, siguiendo las nuevas lineas de diseño de los buques de guerra ingleses, sirviera como modelo a dos gemelos que habrían de ser construidos en España y que recibirían los nombres de Alfonso XIII y Lepanto.
Bajo la supervisión y diseño de Sir Nathaniel Barnaby y con un costo de seis millones de pesetas, el nuevo y poderoso buque fue botado en febrero de 1887, entrando en servicio un año después.
Bautizado Reina Regente el navío desplazaba 4.800 toneladas, estaba dotado con cubierta protectora y sus dimensiones eran de 318 pies de eslora, 50 de manga y 20 de puntal.
Dos potentes máquinas alternativas de triple expansión Thompson montadas sobre dos ejes y con una potencia indicada de 11.000 caballos le permitían alcanzar los 20,7 nudos de velocidad con una autonomía de 12.000 millas.
El Reina Regente había sido poderosamente armado.
Su artillería principal la componían 4 cañones González Hontoria de 240 mm, 6 de 120 mm del mismo sistema, 5 Nordenfelt de 57 mm, 1 de 42 mm, 2 ametralladoras de 11 mm y 5 tubos lanzatorpedos.
El buque estaba equipado con los más modernos medios de salvamento.
El casco había sido subdividido nada menos que en 156 compartimentos estancos mediante mamparos de acero longitudinales y transversales.
Se trataba en definitiva de un buque de guerra robusto y compacto, con gran poder ofensivo y un extraordinario blindaje a base de planchas de acero Siemens.

Teorías del hundimiento:
Hay quien opina que llegó un momento en el que debido a la carga y a sus condiciones, el buque cabeceaba de lado a lado y el agua fue entrando hasta que puso la quilla al sol.
Es decir, volcó de costado.
Luego hay otra teoría, la que más gusta al autor, que consiste en que se fue a pique por proa.
Es bastante más impactante.
Significa que,... bien, imaginaros el cabeceo de un barco atravesando olas terribles.
La proa (la parte delantera) se hunde en el mar y luego vuelve a surgir.
Bien, pues si lo que dice es cierto, (y eso lo demostraría la posición de los cañones si lo encontraran sumergido), la proa recibió un golpe de mar y ya no se recupero.
No volvió a salir a la superficie, se hundió.... como el Titanic.

El único superviviente:
Sin embargo, y aunque no pudiera contarlo, si existió un superviviente del naufragio.
Se trató de un perro, un magnífico terranova propiedad y orgullo del alférez de Navío José María Enríquez, quien no tuvo la suerte del animal y desapareció con el barco.
Ocurrió que tras el naufragio, el animal encaramado a uno de los enjaretados del crucero fue recogido por un buque inglés de los que se alistaron para buscar restos por la zona.
El perro, adoptado ya por la dotación que lo había encontrado, continuó navegando bajo pabellón británico por espacio de algunos meses.
Con ocasión de un viaje a Sevilla, el buque recaló a la espera de práctico y marea frente a la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda de donde precisamente era natural el alférez de Navío propietario del animal.
Este no tardó en reconocer la costa y, arrojándose al agua, la ganó a nado, dirigiéndose inmediatamente a casa de los padres del infortunado oficial, a los que causó una gran conmoción, además de impresionar vivamente a la ciudad que al poco conocía la noticia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario